UN SENCILLO PERO REAL TESTIMONIO

junio 17, 2016

Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar 1 Timoteo 2:8

Un creyente en un restaurante eleva una oración de gratitud a Dios por los alimentos antes de tomarlos: esto no es lo extraordinario, por cuanto se supone que cada cristiano lo hace. A este restaurante acuden con regularidad muchas personas pero se ha podido observar que allí no dan gracias a Dios por medio de la oración antes de tomar sus alimentos. En cambio el creyente aludido sí pronuncia en voz alta su oración de agradecimiento a Dios en presencia de todas las personas que están reunidas. Como resultado de esto casi todas las personas que con regularidad acuden a ese lugar ya saben es un creyente evangélico, han visto por primera vez que a Dios se le puede adorar “en espíritu y en verdad”, han recibido la invitación para escuchar de Cristo y muchos han aceptado la invitación para una cita con Jesús.

Adoptado del libro 500 Ilustraciones de Alfredo Lerín. Cuento 405.

Un testimonio de Cristo es tan sencillo como hacer una oración de fe, de gratitud, de petición o de adoración por el Señor Jesucristo. Alguien te ve, alguien quiere saber más de Aquel a quien le hablas. Hoy, antes de tomar sus alimentos, antes de hacer deporte, antes de empezar su jornada diaria ore al Señor Jesús y seguramente serás testimonio de Aquel es tu Señor y te ha dado la salvación y quizás se acerque a ti y te pregunte por Él.

Leave a Comment