UNA PROPUESTA IRRESISTIBLE

octubre 19, 2016

Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al príncipe de los eunucos que se le permitiese no contaminarse. Daniel 1:8

Quizás la frase más celebre usada por Don Corleone (de la Película El Padrino 1972) es cuando necesita que algo se cumpla sin quejas ni delaciones: «le voy a hacer una oferta que no podrá rechazar». Implicado claro estaba, la noción que no era una oferta sino una orden y las consecuencias de no cumplirlas eran mortales. Don Corleone pone en palabras lo que con tanta habitualidad ocurre en nuestras vidas: estamos rodeados de situaciones donde se nos hacen ofertas que no podemos rechazar, o no tenemos el coraje para afrontar las consecuencias.[1]

¿Cuántas ofertas definitivamente no puede rechazar? No se pueden rechazar tentaciones cuando el pecado ya gobierna el corazón, por ello es importante, antes de que la propuesta llegue (si ésta no se puede rechazar), proponerse a sí mismo «no contaminarse»  como lo hizo Daniel, para evitar de esa manera consumir aquello que nutre el corazón para pecar. Si no hay un compromiso real y sincero de erradicar toda posible contaminación del corazón, cualquier propuesta siempre será imposible de resistir.

 

 

Leave a Comment