VACÍA TU TAZA

febrero 27, 2016

Versículo para tener en cuenta: [Jesús nos enseña] «Y nadie pone vino nuevo en cueros viejos. Pues el vino reventaría los cueros, y tanto el vino como los cueros se echarían a perder. El vino nuevo necesita cueros nuevos» Marcos 2:22

Hace mucho tiempo un joven muchacho, deseoso de aprender nuevos conocimientos, acudió al viejo maestro con la esperanza de que lo tomase como discípulo. El viejo sabio tras escuchar las palabras del muchacho, decidió aceptarlo como alumno y enseñarle todos sus conocimientos.

“Muchacho, ven mañana al despuntar el alba y recibirás tu primera enseñanza”

Y así lo hizo el muchacho. En cuanto el sol empezó a asomarse por el horizonte, el joven discípulo se presentó en la casa de su maestro.

“Ven muchacho”, le dijo el joven sabio. “Tomemos una taza de té”

Puso delante del joven una taza y empezó a servir el té. Sin embargo, en vez de pararse cuando la taza estaba llena, siguió vertiendo el líquido hasta que la tetera quedó completamente vacía. El muchacho se quedó sorprendido ante la situación que acaba de ver, pero por respeto a su maestro no quiso decirle nada.

“Por hoy ya hemos acabado”, le dijo el maestro. “Ya puedes volver a tu casa. Mañana te espero a la misma hora que canta el gallo”

Al día siguiente el joven discípulo se presentó en casa de su maestro con la ilusión de que ese día empezasen las enseñanzas.

Sin embargo el viejo le sentó de nuevo a la mesa y le puso la taza de té delante llenándola hasta que la tetera quedó completamente vacía.

Y así pasó un mes. Un día, el joven alumno reunió fuerzas y se animó a preguntarle al maestro cuándo empezarían las enseñanzas.

“Muchacho”, le dijo el sabio. Hace un mes que empezamos con las lecciones.

“¿Cómo es posible?”, preguntó el joven. “Desde hace un mes lo único que hago es sentarme y ver como se derrama el té de la taza”

“Al igual que la taza, estás lleno de opiniones y especulaciones. ¿Cómo vas a aprender si no empiezas por vaciar tu taza?”, respondió el viejo sabio.

Punto de Reflexión: Jesús nos enseña en Marcos 2:22, algo semejante al cuento sobre la enseñanza de «vaciar la taza», y es que las Palabras del Señor nunca llegarán a mentes llenas de religión ni conocimiento que rechace a Dios o mentes que está predispuestas para entender, conocer y aprender de La Palabra de Dios. El vino nuevo (el Evangelio de Jesús) no será recibido en odres viejas (mentes predispuestas)

¿Qué tienes en tu mente (tu taza) que no dejas que entre Dios?

Momento de…obediencia:

1.- Si tenemos conocimientos preconcebidos por teorías, por premisas, por la enseñanza de la religión tradicional, o por costumbres que el mundo nos ha enseñado, debemos entonces confrontarlas con la Enseñanza de Cristo y tomar una decisión: “¿Esto que considero como verdad, está en armonía con lo que me dice Jesucristo en Su Palabra?” Hay que decidir si acepta la Verdad de Cristo o la rechaza.

2.- Si quiero seguir a Jesús, necesito cambiar el odre viejo (la vieja naturaleza, el viejo vino: creencias formuladas por el mundo), necesito nacer de nuevo (nuevas odres, nuevo vino, nuevas noticias: evangelio de Cristo)

Oremos: Señor Jesús, necesito confrontar mis conocimientos – que creo son verdad- con Tu verdad, y que Tu verdad desplace todo viejo conocimiento, toda vieja costumbre, y que solamente Tu Luz (Tu Verdad) ilumine mi corazón para obedecerte y seguirte fielmente de acuerdo a Tu Palabra.

Etiquetas:

Leave a Comment