VIVIR APASIONADO

junio 25, 2016

VERSÍCULO DE APOYO

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Marcos 12:30

Si alguna vez ha trabajado o interactuado con personas apáticas o apaciguadas, sabrá que no es agradable. Las personas que no hacen las cosas con pasión por lo general las hacen mal, de baja calidad o mediocres.

La pasión se adquiere cuando se aprende a ser agradecido con el Señor. Dios nos pide pasión (que le amemos con todas nuestras fuerzas), pero tenga en cuenta que si nuestro trabajo lo hacemos con manos perezosas, a quienes amamos les damos besos y abrazos fríos, nuestra vida es un quejido continuo, muy seguramente amar a Dios con todas nuestras fuerzas no será posible, porque si aquello que podemos hacer y amar con toda pasión no lo hacemos, ¿por qué amaremos a Jesús que no le estamos viendo? (1 Juan 4:20)

¿Cuánto es tu grado de pasión en las cosas que haces? ¿Tienes pasión?

Un problema que tenemos es que vivimos sin pasión. Se nos olvida que Jesús nos da la vida para vivirla con pasión, pero dicha pasión requiere que tenga un fundamento: amar a Dios con todas tus fuerzas. Cuando seamos apáticos, recordemos la pasión con la que Cristo se entregó por nosotros para que pudiéramos vivir.

Leave a Comment