LA DECISIÓN

septiembre 5, 2018

Max Jukes, quien no creía en el cristianismo, se unió en matrimonio con una joven tan irreligiosa como él. De un cuidadoso estudio en sus descendientes, que fueron 1026, hasta el momento de dicho trabajo, 300 murieron muy pronto; 100 fueron encarcelados por diversas causas; 109 se entregaron al vicio, vendiéndose para el placer carnal; 102 se dieron a la bebida. Toda la familia costó al Estado de Nueva York, un millón cien mil dólares.

Jonathan Edwards era un cristiano y buscó para compañera de su vida a una joven igualmente cristiana. De su unión vinieron 729 descendientes hasta el día del mencionado estudio, de los cuales 300 fueron predicadores; 65 profesores; 13 presidentes de universidades; 6 autores de buenos libros; 3 diputados y 1 vicepresidente de la república. Esta descendencia no costó ni un solo dólar al Estado, y benefició mucho a su nación y al mundo.[1]

VERSÍCULO DE APOYO

¡Ahora escucha! En este día, te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre la prosperidad y la calamidad. Deuteronomio 30:15 [NTV]

REFLEXIÓN

Elegimos rendirnos a Dios o le rechazamos, pero la decisión tomada, tiene consecuencias ahora y también eternas. Los resultados en este mundo son evidentes y generan perjuicios o bendiciones para todos, si esto lo podemos comprobar ahora, ¿qué será de las consecuencias eternas? Tenga en cuenta que, con Dios en nuestra vida, se nos colmará de bendiciones que a la postre le llegarán también a millones de personas. Entonces: ¿Qué eliges entonces? Elige seguir a Jesús.

Autor: Gonzalo Arbeláez O.

[1] Enciclopedia de Anécdotas e Ilustraciones Volumen 1. Samuel Vila

Leave a Comment